¿Cómo se alimenta la planta?  Abonos  Macronutrientes primarios
   Macronutrientes secundarios  Micronutrientes  Recomendación  Abonado
 
 

  Interviene en el crecimiento celular, absorción de elementos nutritivos, actividad de enzimas, transporte de carbohidratos y proteínas. Es esencial en la estabilidad de las membranas proporcionando mayor consistencia a los tejidos, por ejemplo provoca mayor firmeza en el tallo de la planta. Por otro lado, actúa favoreciendo la estabilidad estructural del suelo, mejorando la porosidad, el laboreo, la nascencia, el riego etc. Se llega incluso a considerar al calcio como un sustituto de la materia orgánica en los suelos pobres en esta.

  

  Un déficit de calcio detiene el crecimiento de la planta y origina clorosis, pérdida de clorofila.

 

  El exceso produce inmovilización de algunos elementos en el suelo, hierro, boro, cinc y manganeso, al encontrarse el calcio como carbonato lo que produce un aumento del pH del suelo que favorece la precipitación de dichos elementos. También puede provocar una inhibición de asimilación de potasio.

 
   
 
    Entre sus funciones detacan:
 
Favorece la formación de proteínas y vitaminas.
 
Aumenta la resistencia de la planta en medios adversos: frío,sequía,        enfermedades, etc.
 
Facilita la fijación de nitrógeno atmosférico en las leguminosas.
 
Actúa como complemento en todos las enzimas que activan el proceso de        fosforilación.
 
Es un nutriente fundamental para la planta, siendo uno de los constituyentes de        la clorofila, jugando un papel prioritario en la fotosíntesis.
 
El Magnesio inhibe los efectos del NPK.
 
Se absorbe como Mg2+.
 

   Su déficit provoca la reducción de la fotosíntesis que se traduce en una desaparición de clorofila, y por tanto amarilleo de las hojas y aparición de manchas pardas, siendo las partes viejas las primeras afectadas. Cabe decir que las gramíneas especialmente no son muy susceptibles a las deficiencias de magnesio, sin embargo, por acumularse en órganos de reserva los cultivos de hortalizas, leguminosas y frutales son muy sensibles a la falta de este elemento nutritivo. Los terrenos arenosos suelen tener carencias en este elemento.

 
 
 
    Desempeña las siguientes funciones:
 
Forma parte de las proteínas como constituyente de los aminoácidos azufrados.
 
Es uno de los compuestos de las enzimas.
 
Actúa como catalizador en los procesos de formación de la clorofila.
 
Se asimila como ión sulfato, SO42-
 

Dado que interviene en la formación de la clorofila, sus deficiencias se manifiestan en un amarilleo de las hojas, que se traduce en una reducción del desarrollo de la planta.