Para evitar el agotamiento del suelo es necesario restituir los elementos fertilizantes extraídos por las cosechas. “La insuficiencia de un solo elemento esencial afecta a la producción”

 
     

   MIRAT Fertilizantes ha estado siempre pendiente de las nuevas tecnologías para poder ofrecer a la agricultura los fertilizantes químicos más avanzados.

 

   Somos fabricantes y disponemos de una extensa gama de abonos propios de gran aceptación y reconocimiento internacional, como la gama “N. P. K. Forterra” de calidad reconocida.

 

    La empresa inicia su actividad en el sector de los fertilizantes con la primitiva fábrica de superfosfato del cal se levantó en 1.875. En aquella época la agricultura era poco productiva y prácticamente no se conocía la fertilización química. Se acompaña la venta de nuestro superfosfato con la comercialización de potasa y sulfato amónico. Pronto hubo que ampliar la fábrica de superfosfato para abastecer los campos de las provincias limítrofes de Salamanca, como Cáceres, Zamora, Ávila y Valladolid.

  

    La mejora en los cultivos que se consiguió con el empleo de los abonos complejos de tipo N-P-K propició que el mercado de MIRAT Fertilizantes se haya ido extendiendo hasta alcanzar las más de 19 provincias en las que hoy se utilizan nuestros productos. La permanencia en el tiempo de una empresa vinculada fundamentalmente al campo puede dar idea de la calidad de nuestra producción y de la seriedad de la empresa

 

    MIRAT Fertilizantes preocupada por ofrecer los fertilizantes químicos más avanzados ha estado siempre pendiente de las nuevas tecnologías de cada época. Así, en 1.963 se instaló en Salamanca la tecnología necesaria adquirida en Suiza para producir fertilizantes mediante reacciones químicas consiguiendo los abonos complejos cuando en España no se disponía de esta técnica, siendo, por tanto, el primer fabricante nacional.

 
 
 

    MIRAT Fertilizantes nunca ha abandonado su vocación de “Fabricante”, esta ventaja competitiva nos posibilita hoy en día poseer una amplia gama de productos con una adaptación casi perfecta tanto a las necesidades de los suelos de nuestro entorno, como a las de los cultivos que en ellos se producen.

 
    Además, contamos con la capacidad técnica y humana necesarias para poder fabricar cualquier fertilizante N-P-K y así lo hemos hecho en innumerables ocasiones, logrando en base a gran cantidad de análisis de suelo la respuesta agronómica más adecuada.
 

   Nuestros productos estandar cada día se van sofisticando un poco más ya que ahora además de los tres macroelementos nutritivos principales Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K), en los suelos aparecen deficiencias en elementos secundarios como Magnesio y Azufre e incluso para algunos suelos y cultivos aparecen limitaciones en la disponibilidad de microelementos como Boro, Cinc, Hierro etc... . Todas las investigaciones sobre estos cambios, la incorporación agronómicamente útil de los macro y microelementos nutritivos en los fertilizantes, el uso de retardantes de la liberación de los fertilizantes, estudios de viabilidad del empleo del compost para la fertilización y otros muchos proyectos de investigación y colaboraciones se realizan por MIRAT Fertilizantes con organismos de gran prestigio tales como IRNA-CSIC y con varias Universidades de primera línea.

 
    Por otro lado, también ocupan un punto primordial en nuestra filosofía tanto la calidad de nuestros productos como el respeto por el medio ambiente. Con estos objetivos y fruto de nuestro esfuerzo recientemente se ha conseguido la acreditación para MIRAT Fertilizantes de la certificación de calidad ISO 9001 y la certificación medioambiental ISO 14001.